Planeta Electrolux España

Decálogo de consejos para cuidar tu ropa de esquí

En los espacios naturales con la climatología y las condiciones más adversas necesitas vestir prendas capaces de protegerte bien de las inclemencias del tiempo. Cuida bien de tus prendas de exterior y no sólo lucirás el mejor aspecto: tus prendas cuidarán de ti, año tras año.

La clave para hacer frente a los elementos más adversos es vestirse con multicapas. La capa exterior es impermeable e impide la entrada del viento, la lluvia o la nieve. La capa intermedia, generalmente de plumas o forro polar, retiene el calor y mantiene la temperatura de tu cuerpo. Por último, la capa inferior a base de lana te ayudará a mantener el cuerpo seco evitando que la humedad entre en contacto con la piel. Cada una de las capas es tan importante como la siguiente y es preciso cuidar de cada una de ellas para que ellas sigan siempre cuidando de ti, allá donde te lleve tu espíritu aventurero.

Electrolux te presenta diez consejos para cuidar tu ropa de esquí para que permanezca como nueva durante más tiempo:

  1. Pon a punto tu prenda de un año a otro. Seguro que tu cazadora de esquí ha estado guardada desde el año anterior. Aprovecha los programas para ropa técnica de exterior de tu secadora para reactivar al máximo sus cualidades impermeables de fábrica.
  2. Elige bien el detergente y el programa que vas a utilizar. Asegúrate de lavar tu chaqueta impermeable para deportes de esquí con un programa suave a baja temperatura y detergente líquido natural, sin aditivos. Utiliza los programas Outdoor de lavado y secado para proteger el tejido técnico y lavar tus prendas impermeables de exterior.
  3. Vacía los bolsillos y cierra las cremalleras y cierres de velcro. Antes de proceder al lavado, revisa todos los bolsillos y cierra todas las cremalleras, incluida la principal, además de cualquier posible velcro o cinta de sujeción.
  4. Lava las prendas del revés. Estarán más protegidas y menos expuestas a los componentes agresivos del detergente. Así evitamos dañar los tejidos y preservaremos más tiempo la impermeabilidad.
  5. Evita el uso de suavizantes con la ropa de exterior. El uso de suavizantes puede bloquear los poros. Esto disminuye el rendimiento de tu chaqueta y hace que pierda impermeabilidad y transpirabilidad. Elige un detergente líquido sin aditivos. Muchas veces quedan restos de detergente en la ropa después de lavarla. Un aclarado extra eliminará esos restos, para que tus prendas de exterior mantengan siempre las mismas prestaciones que el primer día.
  6. Quita las manchas pequeñas que no necesitan lavadora. Si tienes manchas puntuales y no quieres lavar la prenda entera, puedes frotarla con un paño húmedo, o, en el caso de manchas de barro seco o similares, ráscalas con un cepillo antes de aplicar el paño. Recuerda dejar secar bien la prenda antes de guardarla para evitar que los materiales se estropeen.
  7. Jamás laves a mano tus prendas de plumón. Asegúrate de lavar tu anorak de plumas por separado, con un programa templado y suave. No tires de la prenda ni la retuerzas al sacarla del agua; utiliza la secadora.
  8. Lava tu forro polar en agua caliente y sin suavizante. Los mejores resultados se obtienen con un lavado en caliente con detergente suave y sin utilizar suavizante. El forro polar absorbe muy bien el agua, recuerda utilizar la opción de aclarado adicional para eliminar todos los residuos de detergente.
  9. Durante los días que estás esquiando, consigue el secado óptimo. Una práctica muy habitual es poner la ropa a secar en el radiador, algo que no debes hacer nunca, ya que el tejido impermeable se agrieta y pierde sus propiedades impermeables. En los alojamientos de muchas estaciones de esquí hay secadoras: Elige un programa largo a temperatura media. Y en caso de que no encuentres, mejor al aire hasta que puedas tratar la prenda de nuevo en tu casa.
  10. Guarda tu ropa limpia para el año que viene. Dale un lavado delicado en agua fría para limpiarla antes de guardarla. Recuerda darle un aclarado extra al final. Piensa que estas prendas las lavarás una o dos veces al año, por lo que no debería importarte que te lleve un poco más de tiempo. Procura minimizar al máximo el centrifugado y evitar el secado a altas temperaturas.

Cuida las prendas que cuidan de ti siguiendo estos diez consejos y tu ropa de esquí te durará más y en mejor estado.

 

Be Sociable, Share!

Save and share this post